La Subasta de Ejecuciones Hipotecarias

Subasta de Ejecuciones Hipotecarias

La subasta de una vivienda en ejecución hipotecaria es el proceso de venta pública que se realiza cuando el propietario de la vivienda tiene cuotas pendientes con el prestamista y ha dejado de pagar. Antes de producirse la subasta el prestamista intenta que se resuelva el impago dando opciones al prestatario para solucionar la deuda y este no ha cumplido con los nuevos acuerdos de pago o no ha conseguido solucionar el problema. La subasta de ejecuciones hipotecarias se lleva a cabo entonces, cuando el prestamista no tiene otras opciones para recuperar el importe que se le debe.

Todos los prestamistas pueden llevar a cabo la subasta de una vivienda embargada, tanto en los casos de viviendas propiedad del banco como aquellas que son propiedad del Gobierno o están avaladas por este.

Este tipo de subastas están abiertas a todo el mundo y son una buena manera de conseguir una vivienda por un precio mucho menor que el precio de mercado, por este motivo son tan apetecibles para lo inversionistas que buscan sacar una buena rentabilidad a corto o largo plazo. En muchos casos estos descuentos suponen entre un 30% y un 60% lo que hace que estas viviendas sean una opción muy interesante.

¿Cómo Funciona el Proceso de Subasta de Ejecuciones Hipotecarias?

El proceso de subasta de una ejecución hipotecaria es mucho más sencillo de lo que parece. Todas las subastas son públicas por lo que cualquier persona puede acudir a ellas sin tener que conseguir permiso para ello. Lo único que debe hacer usted es conocer que propiedades se van a subastar y cuándo. Esta información se hace pública cada poco tiempo por lo que solo debe buscar la propiedad que le interese y averiguar el día, la hora y el lugar de la subasta. Una vez en la subasta usted debe pujar por la vivienda, si su puja es la ganadora se le otorgarán los derechos sobre la propiedad tras el pago del importe que sea necesario.

¿Cómo Llega una Vivienda a una Subasta Pública?

El proceso por el que una vivienda llega a una subasta se inicia cuando el propietario de la vivienda tiene deudas pendientes por impago de su hipoteca, por deudas tributarias o cualquier otra deuda sobre la propiedad. Si el propietario no puede cumplir con los pagos, el prestamista inicia el proceso de ejecución hipotecaria haciendo pública y notificando la deuda al propietario. Este proceso de ejecución hipotecaria finaliza con la subasta de la vivienda si el propietario no paga antes.

El prestamista debe cumplir ciertos requisitos que establecen las leyes según el Estado de que se trate. En algunos Estados se debe acudir a los Tribunales para llevar a cabo la subasta, en cambio en otros solo se debe hacer pública la reclamación de deuda y cumplir un plazo determinado antes de subastar la propiedad. El propietario podrá pagar en cualquier momento antes de que se haga la subasta y en ese caso esta no se celebrará.

La Compra de Casas en una Subasta

Comprar una casa en una subasta pública es una de las mejores formas de conseguir un descuento interesante a la hora de comprar una vivienda. Este ahorro es tan significativo en muchas ocasiones que las propiedades en subasta son una opción muy interesante tanto si usted quiere comprar una casa para su familia o esta buscando hacer una buena inversión.

Los descuentos que se pueden conseguir son muy altos y por tanto el precio al que usted compre la vivienda estará muy por debajo del precio de mercado. La compra de casas en una subasta le garantiza un beneficio inminente de la propiedad ya que usted podrá ganar mucho dinero con la venta de la misma tras un periodo de tiempo.

Pero no todo son grandes beneficios, ya que hay propiedades que no suponen tanto ahorro por diversos motivos. No todas las propiedades en ejecución hipotecaria se van a poder vender después por un valor mucho mayor, por lo usted debe ser capaz de saber elegir la propiedad adecuada. Esto supone que usted debe tener alguna información de la vivienda antes de pujar por ella. Es importante que conozca su valor real en el momento de la subasta, las reparaciones necesarias, la deuda pendiente, etc. Así podrá hacer una estimación del importe máximo por el que debe pujar.

Diferentes Tipos de Subastas

Como hemos comentado, las ejecuciones hipotecarias llegan a una subasta desde diferentes fuentes. La más frecuente es el embargo por parte de una entidad bancaria ya que la mayoría de los préstamos que se suelen conceder los dan los bancos y es a ellos a quien se les deja de pagar la hipoteca por lo que son los que más propiedades en ejecución hipotecaria tienen.

Pero no solo los bancos llevan sus propiedades a las subastas, también lo hacen con cierta frecuencia las agencias del Gobierno. El Gobierno realiza ejecuciones hipotecarias sobre las viviendas que tienen gravámenes fiscales o sobre aquellas que dependen de organismos como el HUD, VA o aquellas que están garantizadas por Freddie Mac o Fannie Mae. Cuando los propietarios que tienen un préstamo avalado o garantizado por las Agencias del Gobierno no lo pagan se produce la subasta de ejecuciones hipotecarias de estas propiedades.

Normalmente el proceso de subasta no varía mucho si se inician por el banco o por el Gobierno. Solo suelen ser tan diferentes en función de las leyes de ejecución hipotecaria del Estado en el que se encuentran.

Si quiere conocer más sobre el proceso de subasta de ejecuciones hipotecarias propiedad de los bancos o del Gobierno o acerca de las leyes de cada Estado, no deje de visitar nuestra página web.

Tipos de Subasta en Relación con la Puja

Existen tres tipos de subasta:

  • La Subasta Absoluta - En este caso la propiedad se vende al mejor postor en la puja, sin importar cuál sea el precio.
  • Subasta Inversa - El rematador aceptará todas las ofertas iguales o superiores al precio mínimo publicado. Este precio mínimo siempre deberá publicarse en el folleto de la subasta y se anunciará públicamente.
  • Reserva de la subasta - También se conoce como la confirmación de reserva de la subasta. La oferta de puja más alta será la que se considere para la venta. No se publicará el precio mínimo de la puja y el vendedor se reserva el derecho de aceptar o rechazar la oferta más alta en un plazo determinado de tiempo., por lo general en el plazo de 72 horas desde que se celebre la subasta. El vendedor predetermina el precio por el que la vivienda se venderá en la subasta y no está en obligación de confirmar una venta que no sea por un precio aceptable para el.

¿Cómo Encontrar las Subastas de Ejecución Hipotecaria?

Buscar las subastas de propiedades embargadas por cuenta propia puede ser un trabajo bastante tedioso y difícil. No es cómo acudir a un agente inmobiliario. En nuestra web casasenremate.com nosotros le facilitamos las cosas para este proceso.

Aprovechando nuestros contactos, tras más de trece años en la industria de bienes raíces, y mediante una cuidadosa investigación de los mercados locales y regionales, ofrecemos a nuestros miembros una constante actualización de nuestra base de datos con más de 2 millones de propiedades disponibles en la actualidad en ejecución hipotecaria a través de subastas y otro tipo de ventas en los EE.UU. Usted solo tiene que empezar a ver casas en su área y buscar aquellas que le interesan y están disponibles en nuestros listados de subasta. Puede conocer todos los datos de las propiedades, fotos, e información de contacto para obtener más información. Nuestra lista le proporciona todas las herramientas que necesita para comprar las mejores propiedades en ejecución hipotecaria que ofrece el mercado.

¿Cuál es la Diferencia entre las Subastas del Prestamista y las Subastas de Juzgado?

Existen dos tipos de ejecuciones hipotecarias, las judiciales y las extrajudiciales, y varían en cada Estado en función de la legislación aplicable.

Las ejecuciones hipotecarias judiciales exigen que el prestamista consiga el premiso de los Tribunales para poder subastar una propiedad. En cambio, las ejecuciones hipotecarias extrajudiciales permiten al prestamista que subaste la propiedad en el caso de que se incumplan los pagos de la hipoteca por parte del propietario.

En el caso de las subastas judiciales, estas se hacen en el Tribunal, o se autorizan por este para celebrarse en otro sitio como la propiedad por ejemplo, y se llevan a cabo por un funcionario o el Sheriff. Las subastas extrajudiciales se llevan a cabo en cambio por alguien que designe la propia entidad de crédito. En este caso esta persona elegida como subastador fijará la fecha y el lugar de la subasta llevando a cabo el proceso.

En ambos procesos el resultado es el mismo y sigue siendo una opción muy rentable para los inversores. Solo varia la forma en que se produce la subasta.

Nota
Washington Oregon California Delaware New Jersey Connecticut Rhode Island Massachusetts New Hampshire Vermont Alaska Florida South Carolina Georgia North Carolina Virginia West Virginia Maine New York Pennsylvania Ohio Alabama Tennessee Kentucky Indiana Michigan Illinois Wisconsin Mississippi Louisiana Arkansas Missouri Iowa Minnesota Texas Oklahoma Kansas New Mexico Hawaii Colorado Nebraska South Dakota Arizona Utah Wyoming North Dakota Montana Idaho Nevada Maryland Washington DC